Avances en el diagnóstico del cáncer de mama

El cáncer de mama es la principal causa de cáncer en mujeres entre las edades de 15 y 54 años y es la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres en países como los Estados Unidos. En México, los datos están tomando puntos alarmantes ya que a partir del 2006 el cáncer de mama vino a ocupar el primer lugar de mortalidad por tumor maligno en las mujeres mayores de 25 años.

Y la tasa estandarizada de mortalidad fue de 18.7 por 100 mil mujeres de 25 y más años en el año 2010. Esto nos lleva a un incremento de casi el 50% en los últimos 20 años y en general, la incidencia mundial de cáncer de mama sigue aumentando.

El diagnóstico comienza con la detección mediante un examen mamario (examen clínico de mamas o auto examen de mama) o mediante estudios radiológicos como la mastografía, muchos avances en el diagnóstico de cáncer de mama han tenido lugar en los últimos años.

En algunos casos, se ha visto una sensible reducción de la mortalidad en países donde el constante bombardeo de campañas y la concientización hacia la auto exploración y en particular, a los avances radiológicos en cuanto a la imagenología diagnóstica se refiere.

La mastografía digital y computarizada

Las imágenes de película/pantalla tradicionales están compuestas de intensidad y variaciones espaciales que resultan de la radiación que sale del paciente y que influye en la emulsión de la película.

La película de Rayos X sufre variaciones relacionadas con la selección de factores técnicos, procesamiento y ruido.

Las imágenes digitales permiten a los radiólogos manipular imágenes sin proyecciones adicionales necesarias para superar dicha limitación.

Las imágenes digitales pueden obtenerse en forma de formatos computarizados o digitales.

Una vez que se ha tomado la mastografía por parte de los técnicos especialistas, los resultados son analizados tanto por ellos como por el médico oncólogo.

En dicha mastografía lo que se estará revisando es que el tejido de tus glándulas mamarias se encuentren normales y en todo caso estarán buscando diferentes tipos de cambios mamarios.

Estos cambios pueden ser pequeñas manchas blancas llamadas calcificaciones o tumores llamados masas y otras áreas sospechosas que podrían ser signos de cáncer.

Este informe también contendrá una evaluación de la densidad de la mama en general.

La densidad mamaria se basa en la forma en que los tejidos fibrosos y glandulares se distribuyen en el seno en comparación sobre la composición del tejido graso del que está conformado el pecho.

Si todo está en orden, lo prudente es guardar estos estudios para que sirvan de punto de referencia y comparación para estudios posteriores.

Gracias a este tipo de estudios es como se pueden observar más de cerca y en detalle el estado de las glándulas mamarias.

Aún cuando suena contradictorio ante los alarmantes números que expusimos arriba, durante los últimos 50 años, los grandes avances en el uso de técnicas radiológicas y las modalidades en el diagnóstico de cáncer de mama han reducido la mortalidad y en contraparte ha aumentado la esperanza de vida de los pacientes con cáncer de mama.

Recordemos que los avances tecnológicos incluyen radiografía digital, resonancia magnética, ecografía y tomosíntesis todos con el objetivo de observar irregularidades y para la detección del cáncer de mama.