Señales de que el proceso de curación de heridas está o no funcionando

Diferentes tipos de heridas requieren diferentes métodos de tratamiento. Si el proceso de cicatrización de la herida comienza a disminuir o revertirse, ciertos signos pueden indicar métodos inadecuados de atención o requerir el uso de diferentes productos para el cuidado de las heridas.

El conocer los signos positivos y negativos ayudará a asegurar que tus heridas se curen adecuadamente.

Cada herida pasa por varias etapas de curación. Los cortes pequeños y los rasguños típicamente se curan más rápidamente que las heridas más grandes, tales como quemaduras, úlceras y heridas quirúrgicas.

Por ello, busca las siguientes señales para asegurarse de que tu herida cicatriza adecuadamente:

Formación de costra. Los cortes, raspaduras y heridas punzantes típicamente experimentan tres etapas de cicatrización: sangrado, coagulación y formación de costras. Las heridas más avanzadas requieren períodos para la reparación y un nuevo crecimiento del tejido. El sangrado significativo o prolongado y la falta de formación de costras indican la necesidad de una atención médica avanzada.

Hinchazón inicial. El bienestar ocurre como resultado del sistema inmune, que trabaja para reparar la herida. Entonces podrás notar un líquido claro que viene de la herida, que ayuda a limpiar y desinfectar la piel dañada.

El enrojecimiento, hinchazón y sensibilidad pueden ocurrir a medida que los vasos sanguíneos se ensanchan para facilitar el flujo de sangre y el suministro de oxígeno, vitaminas y minerales a la herida.

Esta etapa normalmente dura no más de una semana y la hinchazón debe desaparecer poco después.

Nuevo crecimiento del tejido. Después de que la hinchazón disminuya, el nuevo tejido debe comenzar a formarse. Entonces debes ver la nueva piel que se forma sobre la herida y la herida expuesta debe encogerse. Este proceso suele durar de dos a tres semanas, pero las heridas más profundas y más graves pueden requerir más tiempo de curación.

Formación de cicatrices. Los cortes, los raspones y las quemaduras a menudo resultan en cicatrices que pueden durar varios años. Esta es típicamente la etapa final del proceso de cicatrización de heridas. La costra inicial es reemplazada por una cicatriz, y puedes notar que la nueva piel se siente más dura y menos elástica. Dependiendo de la gravedad de la herida, la cicatriz puede desaparecer gradualmente.

Ahora que si todo va bien, ha ocurrido lo descrito aquí arriba. Pero, ¿cómo darse cuenta de que las curaciones de heridas no están llevando un proceso de cicatrización adecuado?

La velocidad a la que una herida cicatriza depende de su tipo y gravedad, así como del tratamiento del cuidado de la herida empleado para ayudarlo a sanar. Si sigues las instrucciones de tu médico y utilizas los suministros de cuidado de heridas correctamente, el proceso de cicatrización de la herida debe resultar exitoso.

Los factores individuales, como la edad y las condiciones médicas subyacentes también desempeñan un papel, al igual que las opciones de estilo de vida, como la dieta, el ejercicio, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Si experimentas alguno de los siguientes síntomas de cicatrización incorrecta de la herida, comunícate de inmediato con tu médico:

El empeoramiento o ningún cambio en el dolor. Aunque algunas heridas pueden ser perniciosas al inicio de la curación, el empeoramiento del dolor o la falta de alivio durante muchos días indican una herida que no cicatriza.

Olor desagradable. Un olor extraño o desagradable puede indicar tejido muerto o necrosis. Evita aplicar productos que enmascaren el olor a la herida, lo que pueda interferir con el proceso de cicatrización y provocar otras complicaciones. Si los suministros del cuidado de heridas prescritos no están reduciendo el olor, puedes tener una infección u otra complicación seria.

Descarga gruesa. Puedes notar un líquido claro que viene de la herida en el comienzo del proceso de curación; esto es normal. Sin embargo, si la herida emite un líquido espeso y amarillento, es probable que se encuentre infectada. En este caso sería el lavar con cuidado la secreción con agua tibia y jabón, y consultar con el médico. Evita frotar, pelar o agravar la herida.

Hinchazón o enrojecimiento significativo. Las heridas típicamente se hinchan o enrojecen ligeramente al inicio de la cicatrización, pero deben mejorar después de varios días. El empeoramiento de la hinchazón o enrojecimiento, comúnmente acompañado de dolor, suele indicar una mala cicatrización.

Fiebre prolongada. Fiebre de más de 38oC durante más de cuatro horas indica complicaciones más graves. Comunícate con tu médico inmediatamente.

La regla de 30 días. La mayoría de las heridas que no amenazan la vida suelen curarse (o están cerca de ser sanadas) después de 30 días. Si durante este período se produce poca o ninguna mejoría, busca atención adicional.

Si tienes preguntas o preocupaciones sobre tu herida, no trates de manejarlo solo. Comunícate con tu médico y busca atención médica cuando sea necesario.