La olvidada terapia del descanso

Al escuchar o leer la palabra “terapia”, la mayoría de las personas piensan en la toma de medicamentos o en sesiones conducidas por especialistas, como un psicólogo o un fisioterapeuta, para combatir una enfermedad. En este sentido, la terapia no sería algo aplicable a individuos sanos.

Sin embargo, en términos más generales, la terapia involucra todos los procedimientos que tienen por objetivo restaurar o mantener el balance de nuestro estado físico y mental. Algunas personas suelen decir que ir al gimnasio, salir de compras, escuchar música o pasear con su perro son sus mejores “terapias” y la verdad es que no hacen un uso equivocado o exagerado del término. Lo que quieren decir es que dichas actividades los ayudan a recuperarse de las tensiones y malestares que les provoca el estrés cotidiano.

De hecho, aunque no estemos enfermos, nuestro organismo sufre un desgaste constante, debido, por una parte, a las actividades que llevamos a cabo y, por otra, a fenómenos como la oxidación. Normalmente no necesitamos de medicamentos o terapias especializadas para recuperarnos de ese desgaste, porque nuestro cuerpo se repone de manera natural durante el sueño.

Mientras dormimos, distintos sistemas de nuestro organismo se mantienen activos y llevan a cabo procesos como la regeneración celular, la regulación del metabolismo o el almacenamiento de la información que hemos recibido durante el día. Sin embargo, en la época actual nos hemos acostumbrado a vivir sin tener el descanso necesario. El dormir se considera un lujo de fin de semana o un mal necesario, en el que debemos invertir el menor número posible de horas.

Pensar así es un gran error, que ya está generando graves consecuencias en las sociedades que llevan ritmos de vida sumamente acelerados. Enfermedades cardiovasculares, problemas metabólicos como la diabetes y trastornos de estrés, ansiedad y depresión son algunos de los padecimientos que resultan directamente o se vinculan de alguna forma con la falta de sueño.

Por eso es indispensable reconocer y recuperar la función terapéutica del sueño. A continuación compartimos algunas medidas que puedes implementar, para volver a descansar como es debido.

Tener un espacio adecuado para dormir

Por aquí comienza todo; a veces ni siquiera nos preocupamos por tener el espacio idóneo para dormir o si lo tenemos, no lo utilizamos. La recámara debe ser un espacio con una decoración sobria, con el menor número de elementos distractores y con una temperatura templada. La cama y el colchón deben tener estructuras especiales para dar soporte a la espalda y las extremidades.

Al buscar “sofa cama precios”, podemos encontrar que este tipo de muebles son más económicos y prácticos, especialmente si se cuenta con poco espacio. Sin embargo, el sofá cama es un mueble para emplear de forma ocasional y no para dormir en él todos los días.

Seguir una rutina de relajación

¿Te ha pasado que después de un día verdaderamente agotador, en el que verdaderamente se te cierran los ojos del cansancio, te acuestas y no puedes dormir? Esto sucede porque estar cansado no es lo mismo que estar relajado y todas las preocupaciones, problemas y tensiones que llevamos a la cama son lo que nos impide dormir.

Una rutina de relajación nos permite empezar a desconectar y prepararnos para el sueño al final del día. Aunque cada persona es distinta, en general se recomienda una cena ligera, una actividad tranquila para olvidar las preocupaciones y suspender el uso de dispositivos electrónicos.

Llevar un estilo de vida saludable

La forma en que vivimos el día determina también los momentos de descanso. Si como parte de tus hábitos y actividades cotidianas incluyes el ejercicio, la dieta saludable y estrategias para relajarte y superar las tensiones, sin duda descansarás mucho mejor.

El mundo es un gran misterio

Hace unos cuantos días, en mis clases de yoga en Polanco, escuché a unas personas de amplio conocimiento hablar de personajes interesantes, como unos Yoguis orientales, quienes se dedican a la curación sin la utilización de la medicina convencional y emplean métodos de sanación y bienestar general accesibles a todos los humanos.

Estos Yoguis son personas quienes por lo general viajan por toda la India, Pakistán, Afganistán y Turkmenistán, en peregrinaciones de silencio, soledad y sanación, ayudando a quienes más lo necesitan, de cierta manera pareciéndose en función a la organización francesa de Médicos sin Fronteras.

No obstante, aunque ambos recorran partes del mundo curando gente, los Médicos sin Fronteras se dedican a curar todo tipo de males físicos, mientras que estos Yoguis tratan con males de carácter físico y espiritual o psicológico mediante ciertas técnicas individuales que cada maestro desarrolla en su ruta solitaria de descubrimiento existencial y medicinal.

Como en todo, la veracidad de las situaciones y de los dogmas por lo general se mide y evalúa con casos de éxito palpables y visibles para todos, de lo contrario termina cualquier relato siendo para muchas personas, especialmente para aquellas de carácter científico, en nada más que una superstición y desechada como ignorancia.

Sin embargo, los casos de éxito de estos Yoguis están muy bien documentados por muchos periodistas en aquellas regiones y muchos casos están escritos paso a paso desde que se conoce a un paciente hasta el final de su tratamiento, tratamientos que por lo general son cortos.

Cuando cualquier persona que cuente con un buen sentido común escucha de estos tratamientos, su primer pensamiento es el hecho de que estos hombres no sean nada más que charlatanes, de esos miles que hay regados por el mundo estafando a las personas.

No obstante, todo cambia al momento de saber que estos hombres no cobran absolutamente nada por sus servicios; su único objetivo es tratar y curar a los pacientes; muchos de ellos ocasionalmente piden tan solo pan y agua para mantener sus esfuerzos de ese día.

Estos Yoguis se concentran mucho en los efectos de la meditación, ya que ellos dicen que ahí se encuentra todo el control de los tres tiempos de la existencia, es decir, presente, pasado y futuro.

Según estos Yoguis, al armonizar estos tres tiempos, es posible reordenar el balance de la existencia, al poner todos los elementos básicos para la vida en armonía, regresando de este modo la salud, ya que la salud no es nada más que una armonía perfecta en los balances del cuerpo y la muerte se acerca cuando el orden armónico del organismo se rompe.

Los Yoguis no son los únicos que hacen este tipo de curaciones, ya que hay muchas órdenes de monjes en la religión católica, como los Benedictinos, que se dedican a curar a las personas por medio de oración.

El mundo es un gran misterio, yo pienso, creado para ser descubierto.

Las visitas al bebé; cómo, cuándo y cuánto

¿Llega un nuevo bebé a la familia o dentro del grupo de amigos cercanos? Si ya estás pensando en plantarte en la sala de espera del hospital con un ramillete de globos y muñecos de peluche o una cesta de ropa para bebé, y no moverte de ahí hasta que conozcas a tu nuevo nieto, sobrino, ahijado o hijo de los amigos de tu novia, espera y dedica unos minutos a leer este artículo.

El nacimiento de un bebé es todo un acontecimiento y quienes, ya sea por lazos familiares o de amistad estamos relacionados con los padres, queremos compartir su felicidad y apoyarlos de la mejor forma posible. Lamentablemente, a veces el apoyo puede convertirse en agobio, sobre todo cuando nuestra presencia, lejos de quitar un peso de encima a las personas, les da más preocupaciones o trabajo.

Piensa que por más feliz y natural que sea el acontecimiento, un parto es una experiencia agotadora y que no deja de comportar ciertos riesgos para la madre y el recién nacido. Para el padre y los acompañantes más allegados, también es un momento de incertidumbre y preocupaciones. Así que cuando el bebé al fin nace y se confirma que tanto él como la madre se encuentran en perfecto estado de salud, hay algo que la familia desea por encima de cualquier cosa; ¡tranquilidad!

Cuando los familiares y amigos abarrotamos la sala de maternidad del hospital e insistimos en visitar al bebé y a la mamá, “aunque sea un ratito”, lo que estamos haciendo, en la mayoría de los casos, es imponer nuestra presencia en una situación que debería ser totalmente íntima para los papás, el bebé, los hermanos, si es que los hay, y los familiares o amigos que los padres decidan tener cerca.

Digo “en la mayoría de los casos”, porque tal vez haya mamás y papás que quieran hacer de la llegada de su bebé todo un acontecimiento y prefieran que hasta el último elemento de su lista de contactos conozca al bebé durante sus primeros días. Pero, en general, y sobre todo en el caso de la mamá, lo más común es que se añoren unos días de paz y descanso después del parto. Por eso, a continuación te comparto algunos consejos acerca de Cómo, Cuándo y Cuánto tiempo visitar a la familia que tiene un nuevo bebé.

Cómo

Respetar la intimidad de los otros no quiere decir olvidarse por completo de ellos. Si sabes que tu hermana, prima o mejor amiga están a punto de dar a luz y quieres mostrar tu alegría y apoyo, una buena forma de comenzar a hacerlo es mediante una llamada o mensaje a un familiar cercano. Pregunta cómo están, cómo va todo y si necesitan algo. Eso sí, ten paciencia si no te contestan a la primera llamada o si dejan tus mensajes en “visto” por un tiempo; lo más probable es que todo esté bien, pero que la pareja, los papás o los más allegados a la futura madre estén muy ocupados para contestar.

Una vez que te anuncien la llegada del bebé, felicita a la familia, reitérales tu apoyo y pregunta cuándo puedes visitarlos. De nuevo, no presiones para obtener una respuesta y espera a que ellos te inviten a conocer al bebé. Si la familia decide que no recibirá visitas en el hospital y te piden unas semanas para adaptarse, no te ofendas ni los hagas sentir mal. Muéstrales tu comprensión y confirma tu disposición a estar ahí cuando ellos lo requieran.

Cuándo

Considero que el momento ideal para visitar a un recién nacido es… ¡cuando los padres lo decidan! Puede que después de un par de días la mamá se sienta mejor y el resto de la familia esté menos agobiada, pero esto no quiere decir que la familia se encuentre lista para recibir a un desfile de personas con ánimos de celebrar.

La llegada del bebé a casa implica una serie de ajustes, preparativos y rutinas, para que todos los miembros de la familia se adapten al nuevo elemento. Piensa que durante las primeras semanas, los padres apenas si duermen; los hermanos mayores, si los hay, se debaten entre la curiosidad y los celos; si hay familiares o amigos cercanos, a quienes los padres llamen para ocuparse de ciertas tareas, estarán concentrados precisamente en ellas. Y el bebé, bueno, él estará ocupado en comer, dormir y, literalmente, en adaptarse a un nuevo mundo.

Si tú estuvieras en una situación parecida, ¿en verdad tendrías energía, tiempo y humor para recibir gente? Considera este punto y espera la invitación de los padres, que seguro llegará.

Cuánto

La visita al bebé y su familia no debe ser un pretexto para organizar una reunión o una fiesta (ya habrá tiempo para ello en el primer cumpleaños o en el próximo día festivo). Si realmente quieres conocer al recién nacido y mostrar tu apoyo a los papás, además de ser paciente y comprensivo, sé prudente y no alargues tu visita más de lo debido.

En sus primeras semanas, el bebé necesita descansar y alimentarse, por lo que no hay espacio en su agenda para situaciones sociales. Los papás también tendrán su buena carga de ocupaciones. Así que, aunque te hayan invitado, sé respetuoso con sus tiempos, pregunta si puedes ayudarles en algo cuando estés ahí y en vez de esperar que te atiendan como invitado, llévales algo que pueda ser de utilidad.

Ante una nueva dieta, ve despacio y a tu ritmo, ya que todo cambio requiere tiempo

Todos, sin excepción, llevamos una dieta, esto sencillamente es lo que comemos diariamente, la cual puede o no ser la mejor, pero es una dieta.

Sin embargo, cuando decidimos hacer un ajuste en nuestra forma de comer y la llamamos “dieta”, algo sucede en nuestro cerebro que todo se pone en alerta roja y es cuando las “buenas intenciones” para ajustar lo que nos llevaremos a la boca pueden colapsarse.

Y junto con la buena intención de hacer un cambio, vemos que afectamos otras áreas de nuestra vida. Así que vamos a comentar en este artículo lo que podrías considerar para no claudicar ni sabotearte en tu meta de ajustarte a una nueva dieta.

No recortar el sueño

El establecer nuevos hábitos saludables puede tomar tiempo extra de tu día. No cortes el sueño para que puedas hacer ejercicio o cocinar comidas saludables. Una buena noche de sueño le permite a los músculos reparar el ejercicio y ayuda a equilibrar las hormonas que regulan el hambre.

La privación del sueño puede hacer que anheles los alimentos azucarados y grasos.

No pienses que es “todo o nada” en cuanto a aperitivos se refiere

No pienses que debes hacer todo perfectamente todos los días, porque tu dieta se arruinaría. Sinceramente, nadie es perfecto y se producen deslizamientos. Un error no va a arruinar tus esfuerzos.

Aprende de lo que has hecho, piensa en cómo prevenirlo en el futuro y sigue adelante. Tu próxima merienda o comida es otra oportunidad para el éxito.

No hagas ejercicios que odias

No elijas actividades basadas en la cantidad de calorías que queman, mejor realiza ejercicios que disfrutes. Cuando no disfrutas de tu entrenamiento, tendrás toda una serie de excusas para evitar el hacerlo.

Permanecerás más consistente si realizas esa actividad que te anima a seguir adelante. ¿No eres un fanático del gimnasio? No te fuerces y no lo hagas entonces. En su lugar, toma una clase de baile o golpea la máquina elíptica. Con tantas variedades de entrenamientos disponibles, seguramente encontrarás algo que disfrutes hacer.

No te olvides de ti mismo

Cuando te haces responsable, es más probable que logres tus metas. Para ayudarte a mantenerte en el camino, puedes unirte a un grupo de pérdida de peso, encontrar un compañero de dieta, o utilizar una dieta y una app que te monitoree.

Los pesajes regulares son otra manera de mantenerse responsable. Una báscula electrónica de baño será tu aguda compañera en la travesía.

Si prefieres una báscula que te proporcione más datos, existe la báscula electrónica que mide la grasa corporal. Una báscula de este tipo mide el peso, la grasa corporal, el agua corporal, el músculo del cuerpo y la masa ósea, usando tecnología de electrodos y emite un pitido cuando el peso está bloqueado, para que puedas bajar de la báscula y leerla más fácilmente.

Como ves, el hecho de hacer cambios en tu dieta no significa que debas hacerlo con el “Jesús en la boca”. Ve despacio y a tu ritmo, ya que todo cambio requiere tiempo y un cambio de dieta no es la excepción.

Aprender medicina nunca fue tan interesante

Estamos muy emocionados de inaugurar este sitio en el cual podremos transmitir todos nuestros conocimientos como investigadores enfocados en la medicina, muchas personas le podra dar cierta curiosidad pero a muchos otros trataran de irse por otro lado y jamas tomar e inspirarse con esta asignatura, es por eso que nosotros estamos aqui un grupo de doctores cree que es necesario que ciertas personas se interesen en esta materia ya que necesimos muchos colegas trabajando en este lugar para esto debemos interesarlos e insentivarlos para que les pueda llamar la atención, otro de los objetivos es motivarlos a que es algo divertido y en particular que ciertas circunstancias son tan exquisitas que puedes pasar horas y horas aplicando una investigacion aplicando hipotesis para poder solucionar el esquma que se enfrente en ese momento.

Asi que a todos los que esten interesados y no tanto, deberan entrar recurrentemente a este sitio postearemos cosas referente a la medicina y como solucionamos ciertos problemas asi como hablaremos de temas relevantes y como los resolvieron o ya sea como lo solucionariamos nosotros, al igual que tendremos una zona de comentarios para que tu tambien puedas dar tu punto de opinion ya que podrias ayudar a reforzar, cambiar o ayudar a la parte de la investigacion solucionando un problema que ayudara a toda la poblacion afectada a cierto problema que estaremos discutiendo en ese momento. La idea es que todos nos pongamos a investigar de una forma sana y sin alguien que te este diciendo en todo momento que asi no son las cosas, pasando al segundo paso que es divertirnos haciendo lo que mas nos gusta y recibiendo retroalimentacion de mucho mas personas que tienen otra perspectiva. Asi que ya lo sabes debemos asegurar que sumaremos mas personas a esta hermosa asignatura asi que debes compartirlo en tus redes sociales para que a mas personas les llegue toda esta información y se puedan sumar a esta gran aventura.